CONTEXTO ESCOLAR Y SU ATENCION


Niños con trastorno por deficit de atencion con hiperactividad

Un niño es un ser cuya principal característica es el movimiento, la alegría, la creatividad, la imaginación. Un niño es una pelota en movimiento, una ruidosa y alegre sonaja, una traviesa rana saltarina, una criatura mágica y sorprendente.

Un niño es TODO un mundo donde habría que saber como penetrar en él.
La escuela es un organismo activo altamente social, en donde se desarrolla un proceso de aprendizaje, un intercambio personal de información y actividades. El solo hecho de asistir a la escuela, no garantiza un desarrollo social constructivo. Para algunos niños la escuela es una de las experiencias sociales más crueles de su vida. Ser diariamente rechazado por sus compañeros, etiquetado por sus profesores y frustrado por las tareas educativas, es un hecho real con el que los niños con Déficit de Atención se ven diariamente reflejados.

A través de la experiencia, lamentablemente hemos constatado que los niños con déficit de atención se han visto como niños problemas, se les acusa de irresponsables, de holgazanes, de voluntariosos, de "soñar despiertos" e incluso de tontos, son niños rechazados, no sólo por las instituciones educativas, sino por sus propias familias y comunidad. Esto genera una gran devaluación de su persona, una baja autoestima y por consecuencia un problema de tipo emocional, social y pedagógico.

Es importante subrayar que el déficit de atención no es un problema que este relacionado con la inteligencia, ni constituye una forma de retraso mental.

GRUPOS REDUCIDOS

Este trastorno esta relacionado con problemas de aprendizaje debido a que los periodos de atención de los niños son muy cortos, por lo que no llega a concentrarse en las actividades que se les asignan, no alcanzan a atender a la totalidad de las exposiciones del maestro. Muchas veces trabajan en forma precipitada, lo que hace que sus trabajos no tengan la calidad ni precisión deseada. Cuándo responden a exámenes, estas conductas tienen consecuencias importantes, ya que no atienden a la totalidad de las preguntas que se les hacen, dejan parte del examen sin contestar o lo entregan antes de tiempo porque no se toman tiempo para meditar sus respuestas y no las revisan. De ahí que, es importante que el niño se encuentre en aulas de grupos reducidos. En un ambiente donde se trabaje de manera personalizada, apoyando el nivel de aprendizaje que cada niño presenta. Es necesario manejar programas especiales en aquellos niños con los cuales hay que reforzar un área específica (lectura, escritura, cálculo, comprensión, percepción, etc.). Realizar evaluaciones mensuales y solicitar la visita de los padres de familia para poder platicar con ellos sobre el avance de su hijo. Otra actividad importante es planear cada cierto tiempo una clase pública, dónde cada alumno presenta un tema específico, fortaleciendo la confianza y seguridad de cada niño. La tarea que se lleva a casa debe estar planeada para realizarla en un tiempo aproximado de 1 a 1:30 hora. Es importante que el padre de familia supervise que se haya realizado la tarea así como la supervisión y calificación de los deberes por parte de los educadores.

MODIFICACION DE LA CONDUCTA

Por otra parte, este tipo de niños se exponen a llamadas de atención y regaños por su conducta inadecuada (lo que tiene repercusiones importantes en su autoestima) sin que ellos puedan hacer mucho para modificar su comportamiento por más que se esfuercen. Esto da por resultado que se les etiquete como niños rebeldes, que no "quieren" ajustarse a las normas de la escuela o de la casa y por lo tanto el niño va desarrollando un concepto negativo de sí mismo.

Entre las conductas asociadas a este problema está la impulsividad, lo que implica contestar abruptamente, actuar en forma precipitada, no esperar turnos, hablar fuera de lugar, no acabar de escuchar instrucciones antes de hacer una tarea, por lo que muchas veces son objeto de desaprobación social tanto de sus compañeros como de sus padres y maestros. En ocasiones prefieren no involucrarse en juegos y tareas académicas, ya que optan por no exponerse a situaciones donde reciban críticas o continuas llamadas de atención.

La sugerencia para padres y maestros es que deben mantener un ambiente muy estructurado, con reglas y consecuencias claras, lo que le va a permitir al niño tener un mayor control sobre su conducta. Debido a que tiene dificultades para mantener un autocontrol, es importante que el control externo le ayude a regular su conducta. Un ambiente caótico en la casa o en la escuela puede provocar muchos de los síntomas de este trastorno; por lo que hay que distinguir si la conducta del niño se debe a un problema de Déficit de Atención o bien ansiedad o falta de estructura, en cuyo caso no se diagnosticará el trastorno, sino que más bien habría que identificar las condiciones de su medio ambiente que están provocando en el niño este comportamiento.

El tratamiento de estos niños incluye establecer reglas y consecuencias claras, asignar tareas expuestas con mucha precisión, dar instrucciones cortas y concisas para que abarquen los lapsos de concentración cortos que tiene el niño y asegurarse que el niño esté prestando atención a las instrucciones antes de responder. Asimismo, es importante dar apoyo emocional para que el niño adquiera un concepto positivo de sí mismo, lo que le va a evitar comportamientos adicionales que responden a la critica social.

Para enseñar al niño a regular su conducta se recurre a estrategias para enseñarle a detenerse antes de empezar cualquier actividad, identificar en que momento pierde la concentración y aprender a desarrollar un plan de acción y realizarlo, aunque al principio sean planes muy breves y concisos.

Asimismo, es importante que atiendan instrucciones del adulto con el que trabajan y que traten de seguirlas.

En momentos posteriores se trabaja con el niño para que sepa analizar acerca de los pasos que debe seguir para resolver cualquier problema, ya sea académico y social, para que posteriormente esas instrucciones se den de manera automática y tengan un control sobre la conducta del niño.

Cuando el niño aprende a regular su conducta por sí mismo puede tener resultados más favorables en la resolución de sus problemas y en el manejo de su atención y de su conducta, lo que por consiguiente hace que no se esté enfrentando a comentarios negativos de las personas que están con él.

MOTIVACION / ESTIMULOS

Es importante reconocer los puntos positivos de los niños. Los investigadores han sugerido que cuantos más críticos son los padres, peor es el progreso psicológico del niño. El hecho de que la condición hiperquinética del niño tenga una base médica y no se trate simplemente de travesuras, puede ayudar a aceptar los comportamientos difíciles y a facilitar la convivencia. Es indiscutible mencionar, la gravedad en que se cae cuando se pretende comparar con los hermanos, primos o compañeros de clase.

Un ejercicio muy útil es hacer una lista que incluya los aspectos más valiosos del niño. El objetivo es identificar los aspectos positivos para recompensar al niño por ellos. La recompensa al igual que las reprensiones debe ser de manera inmediata. A menudo la mejor recompensa es la forma en que reacciona la otra persona.

EDUCACION PSICOMOTRIZ

El movimiento es una parte indispensable del aprendizaje y el pensamiento. Cada movimiento que efectuamos se convierte en un enlace vital para el aprendizaje y para el proceso cerebral. Se ha comprobado que existe una unión poderosa entre el ejercicio y el cerebro: el ejercicio estimula el crecimiento y desarrollo del cerebro joven y también previene el deterioro en cerebros ya viejos. Los movimientos musculares coordinados activan la producción de neutrofinas, que son sustancias naturales que estimulan el crecimiento de células nerviosas e incrementan el número de conexiones neuronales en el cerebro.

" LA MEJOR MANERA DE APOYAR A UN NIÑO CON TDAH ES...CON GRANDES DOSIS DE CARIÑO - PACIENCIA - COMPRENSION. "

Mónica Hael Suárez Cuayahuitl - María del Carmen Méndez Cisneros.
República Mexicana.