Frenillo Lingual en los niños


De todos los problemas en la articulación de fonemas, sin duda el más común es la /r/. Es frecuente encontrar niños que tienen mucha dificultad para su pronunciación.

La adquisición del fonema /r/ puede tardar hasta los 6 años de edad, pero se dan casos que, luego de este tiempo continúan con este inconveniente.

Algunos de estos problemas en la pronunciación también pueden ser causadas por el frenillo lingual (también llamado ?anquiloglosia?), es una membrana muy delgada que une la parte posterior de la lengua, con el suelo de la boca, como se observa en la imagen. Si esta membraba une gran parte de la lengua con la boca,  puede impedir el movimiento correcto de la lengua para pronunciar algunas letras que necesitan que la lengua pueda elevarse para ser pronunciadas (como la /l/ o la /r/)

Existen diferentes puntos de vista en cuanto a los problemas que pueda ocasionar el frenillo lingual en los niños pequeños, sobre todo, en los bebés a la hora de lactar o comer sus primeros sólidos, e incluso se recomiendan posturas especiales para que el niño pueda ser amamantado sin ahogarse con su propia leche, sin embargo, no está totalmente comprobado que el frenillo lingual ocasione tales complicaciones, por lo que este tema sigue causando polémica.

Estudios realizados por expertos concluyen que es necesaria una intervención quirúrgica para el frenillo de la lengua incluyen problemas en el lenguaje. No es una decisión de los padres el realizar la intervención, sino que los niños deben haber sido evaluados por un especialista en lenguaje quien decidirá realmente si el frenillo causa algún tipo de limitación que conlleve a la incapacidad del niño para sacar y levantar la lengua (como en el caso de articulación de algunos fonemas)

La intervención quirúrgica del frenillo se denomina frenectomía, y se realiza teniendo en cuenta la edad. Es una operación ambulatoria que consiste en un corte del frenillo, lo que mediante praxias (ejercicios) de lenguaje, conllevará a la correcta pronunciación de fonemas, generalmente la /r/. Si se va a realizar una intervención, esta nunca debe realizarse antes del año, para prevenir una hemorragia o infección.

La mejor edad para realizar una intervención es entre los 2 y 3 años pues en esta etapa el habla se encuentra en desarrollo, de esta manera se pueden así evitar problemas de lenguaje (dislalias) futuros. Se recomienda la evaluación previa antes de tomar la decisión de hacer la intervención, sobre todo si el frenillo no imposibilita la pronunciación de las palabras.